Javier de la Fuente, Susana Figueroa Y Hoz Fontán Figueroa – Hotel Arima en San Sebastián

02-Hotel-Arima1

Despacho: Javier de la Fuente, Susana Figueroa y Hoz Fontán Arquitectos.
Categoría: Premio A+ al mejor proyecto de Arquitectura Hotelera y Restauración
Proyecto: Hotel Arima en San Sebastián

 

Descripción del proyecto

 

La relación del programa con el entorno, su integración en el parque y la especial sensibilidad que se desarrolla para que exista una armonía entre la estancia en el hotel y su contexto son los puntos de partida para desarrollar este proyecto que pretende construir una infraestructura hotelera diferente, sostenible y equilibrada. Desde los materiales empleados hasta la energía consumida, los colores y las texturas, pasando por la experiencia gastronómica, la tranquilidad y las opciones de sentirse en contacto con la naturaleza, todo es importante.

Integración en el medio y volumetría
El contexto donde se ubica el edificio presenta una cualidad doble. Se trata, por un lado, de un entorno de carácter urbano en las inmediaciones de los edificios de Juntas Generales y de la Policlínica (Donostia San Sebastián) mientras, por otro lado, hacia el parque de Miramón, es un entorno completamente natural, con un fuerte desnivel y gran vegetación.

El planteamiento que desarrolla el proyecto es definir una volumetría que pueda dialogar con el medio urbano y con el medio
natural de una forma unitaria. El edificio adquiere una forma de “L” que le permite mantener las alineaciones de fachada respecto al contexto urbano y abrir una gran plaza -y una gran parte de su fachada- hacia el parque. Esta gran plaza hacia el parque tiene su equivalente urbano, ya que se crea también una plaza de acceso al edificio a través de un vaciado en su acceso, situado en la esquina orientada hacia la rotonda donde se ubican tanto la parada de autobús como la principal vía rodada de comunicación con el centro de la ciudad.

Se desarrolla en siete niveles, tres de ellos sobre rasante y cuatro de ellos bajo rasante. El primer nivel bajo rasante se trata de un semisótano, ya que presenta fachada en una gran parte de su perímetro. Los dos niveles siguientes bajo rasante presentan una cierta cantidad de fachada hacia el parque, dependiendo del encuentro natural con el terreno, en pendiente. El último nivel bajo rasante no presenta fachada en ningún punto de su perímetro. Este planteamiento volumétrico general se formaliza a partir del apilamiento de volúmenes con forma de caja rectangular. Esta operación compositiva se realiza desplazando dichos volúmenes uno respecto de otro. Al estar desplazados, se producen sombras inesperadas y vaciados que alojan espacios singulares, accesos, etc. así como un gran dinamismo dialogante con la naturaleza.

Organización del edificio
El programa se organiza siguiendo dos lógicas simultáneas, acordes con la volumetría del edificio. Por un lado, se divide en estratos horizontales en función de la relación de los espacios con el exterior, y por otro lado se divide también verticalmente, separando los espacios exclusivos del Hotel de los de la residencia.

Espacios sobre rasante. La planta baja del edificio dispone de dos accesos diferenciados, desde uno se accede a la residencia y desde el otro al Hotel. La residencia ocupa el ala sur del edificio y el Hotel el ala este. Entre los dos hay un núcleo de comunicaciones doble, con circulaciones separadas, pero a través del cual los empleados pueden pasar de un establecimiento a otro. Desde la entrada del Hotel, se accede a una amplia zona de recepción y un salón, que cuenta con una pequeña barra de cafetería. En el extremo de la planta se encuentran las primeras habitaciones del hotel. Desde la entrada de la residencia, se accede a una pequeña recepción con mostrador, y desde allí a las habitaciones.

Las plantas primera y segunda son muy similares, conteniendo ambas habitaciones del hotel y de la residencia con la misma división por alas que existe en la planta baja, además de un cuarto de servicio para el hotel y otro para la residencia. En la cubierta, se dispone una amplia terraza-solarium con una piscina de baja profundidad, estrecha y larga para el nado.

Espacios bajo rasante. En el primer nivel bajo rasante, bajo el ala del hotel, se encuentra el restaurante, la cafetería y las
cocinas del hotel. Tanto el restaurante como la cafetería tienen salida directa a las terrazas que miran al parque y pueden
ocupar estas terrazas con mesas y sillas. En el extremo norte de esta planta hay un acceso directo a la cafetería desde el nivel
de la calle. Bajo el ala de la residencia se encuentran los primeros espacios auxiliares con salas polivalentes destinados a
albergar reuniones y eventos varios, así como salas de talleres de cocina para prácticas. En el segundo nivel bajo rasante continúan estos espacios con salas polivalentes y talleres de cocina para prácticas, laboratorios culinarios y salas de trabajo. Gran parte de este nivel se destina a la logística, ya que aquí se encuentran algunos almacenes, espacios para instalaciones, almacenes para la cocina, espacio de carga y descarga, espacio para basuras, así como la entrada rodada hacia el aparcamiento y la zona de
caga/descarga. En el tercer nivel bajo rasante se encuentra un espacio deportivo para el hotel (Gim y SPA Wellnes) Además, en este nivel se sitúa parte del aparcamiento para coches y bicicletas, almacenes, vestuarios y espacios para el personal. El cuarto y último nivel bajo rasante se destina a aparcamientos e instalaciones.

Energía y sostenibilidad
Diseñado y certificado desde el estándar Passivhaus, el edificio se construye con un alto aislamiento continuo, una gran hermeticidad y un sistema ventilación mecánica (VM) con recuperador de calor (RC) Además se utiliza una doble piel de perfiles de aluminio exterior, stores interiores, carpintería de madera con vidrios de alta gama (dobles y triples) y un estudio de asoleamiento e iluminación natural. Así se evitan ganancias térmicas excesivas en verano (sobrecalentamiento) y deslumbramiento interior.

El edificio se configura por lo tanto como un sistema de inercia térmica moderada y alto aislamiento, que garantiza que todo aporte de energía tiene una traducción inmediata en el calentamiento/enfriamiento de una estancia. Gracias a una disposición estratégica de las instalaciones, se dispondrá de un alto grado de control y monitorización de las mismas, pudiéndose activar cada espacio de manera independiente. Esto permitirá adaptar la temperatura de cada espacio al uso al que está destinado en cada momento, así como adaptar con precisión el consumo energético a la ocupación del edificio.

Para la producción de energía el proyecto contempla un sistema mixto y complementario, en el que gracias a la geotermia y la aerotermia se extraerá energía del terreno y del aire. Estos dos sistemas, destacan por su funcionamiento de instalación a baja temperatura y alta eficiencia, donde la relación entre energía consumida en la producción/energía efectiva producida está entorno a una excelente relación de 1 a 5 (por cada kw de energía gastada en la producción, se producen 5 kw de energía
consumible).

Tan sólo en momentos muy puntuales, en los que es necesario elevar mucho la temperatura del agua, será necesario el aporte energético del gas natural, que se sumará al citado de la geotermia y aerotermia. Este sistema tiene múltiples ventajas además del ahorro energético y económico, que se centran en la ausencia de residuos, la ausencia de ruidos, la baja dependencia de variaciones en el precio de la energía y la reducción de emisiones de CO2 a la atmósfera.