Pinearq + Brullet de Luna – Ampliación del Hospital de Mar

HMar_Exterior_03

Despacho: Pinearq + Brullet de Luna
Categoría: Premio A+ al mejor proyecto de Arquitectura Sanitaria
Proyecto: Ampliación del Hospital del Mar

 

Descripción del proyecto

 

DE LO COLECTIVO EN UN EDIFICIO DE SALUD
¿Qué oportunidades puede ofrecer la apertura a la vida cívica de un entorno tradicionalmente cerrado como el de un hospital? El rol del arquitecto es fundamental en el proceso de encontrar el equilibrio entre los espacios públicos y privados de un hospital, para ser capaz de dar forma a una arquitectura donde los usuarios no se sientan invadidos y donde, al mismo tiempo, la comunidad pueda disfrutar, al menos en parte, de esos nuevos espacios que generalmente están aislados del uso general de la
ciudad.

La idea de mejorar el espacio público en el contexto del hospital permite extender la noción de curación más allá del tratamiento sanitario, hacia un programa social más amplio: en lugar de segregar al paciente, preferimos invitar al ciudadano a usar el
edificio y sus áreas públicas, para convertir el acto de curación en una actividad social.

En la ampliación del Hospital del Mar de Barcelona concluida en el año 2017, Pinearq y Brullet de Luna apostaron por la creación de un espacio abierto y cubierto que actúacomo umbral entre el espacio público al aire libre y el entorno más protegido del hospital, para facilitar la transición entre dos realidades. Este espacio está abierto al público, desde el exterior, sin ningún filtro o limitación de acceso. Esta solución da vida a un entorno usado y habitado por pacientes, médicos, visitantes y transeúntes del paseo marítimo de Barcelona.

DEL DISEÑO
La ampliación del Hospital del Mar de Barcelona se centra en la creación de espacios de alta tecnología humanizados. Esto es fruto de la investigación continua, en nuestra práctica arquitectónica, de la relación de los usuarios con las instalaciones de salud y con la ciudad en la que se localizan.

En este proyecto, se buscó proyectar espacios de relación y de intimidad que rebajen la desazón y aumenten el confort de los pacientes. Por eso, la organización funcional es clara y abierta, la orientación de las fachadas permite aprovechar la luz solar, y el
interiorismo transmite proximidad. El diseño de los espacios comunales está pensado para que los usuarios se sientan positivos, con un servicio que se siente más personalizado. En los espacios más privados, la luz natural, la fácil orientación por colores y los pasillos rectos insisten en la comodidad del paciente. En general, se crea un ambiente que no se siente hospitalario sino profesional.

El nuevo edificio, que completa la fachada oeste de la macro-manzana sanitaria – compuesta por el hospital, el Campus Mar de las universidades Pompeu Fabra y Autónoma de Barcelona, y el Parque de Investigación Biomédica de Barcelona–, es la
primera de las fases de ampliación y remodelación de este centro hospitalario de referencia en la ciudad. Este edificio ofrece un nuevo frente que configura el parque de la Barceloneta como el lugar de relación del hospital, y de toda la manzana, con el
antiguo barrio de pescadores de la ciudad.

Con la ampliación, se aumenta la capacidad de respuesta para atender en mejores condiciones a la creciente población de Barcelona. La edificación reúne servicios oncológicos que estaban dispersos por la ciudad y acoge nuevos espacios para
servicios de emergencia y de ginecología y obstetricia.

Los materiales de la fachada y los acabados interiores siguen la línea de los edificios que conforman el bloque hospitalario: hormigón visto, vidrio, madera, acero lacado, chapa de aluminio troquelada y paneles de resina de colores.